Cómo avanzar en el mundo laboral

¡Escucha este episodio haciendo clic en el botón de PLAY   en el recuadro!

Para este episodio de Plastilina Talk invitamos a Pedro Cadavid. Pedro es psicólogo de la universidad javeriana, que ha posicionado a grandes ejecutivos en compañías como Grupo nutresa, Quala, Alpina, Kimberly, H&M, Grupo Gloria, NH hotels y muchas más desde su trabajo como Head Hunter.

Ser evaluado forja carácter y aunque mucha gente se sienta presionada frente a las entrevistas, podemos hacer uso de algunos principios que pueden ser beneficiosos a la hora de una evaluación.

Lo más importante es una entrevista de trabajo es que respondamos a lo que nos están preguntando. Es del latino promedio, transformar una pregunta en una larga anécdota y desviar la necesidad del entrevistador, que por qué no, perfectamente puede ser -medir rápido y al grano al candidato-. Así que preparémonos para entrar en contexto y atacar las preguntas hechas sin titubear y sin demorar. Entrenemos nuestro discurso para no excedernos en tiempos y planifiquemos nuestra entrevista como si ésta fuera a ser tan sólo de 20 minutos. Así con seguridad le daremos al entrevistador lo que éste quiere obtener.

Las áreas de oportunidad son las que nos demuestran que no somos buenos en todo. De hecho somos sólo buenos en una pequeña porción de cosas. Para decirlo super claro, las áreas de oportunidad son entonces nuestras debilidades. Realmente ser perfeccionista o tener un ritmo más rápido de respuesta es siempre positivo más no un área de oportunidad.

La verdad creo que nos falta para además de no caer en lo anecdótico, el saber responder también a las cosas en las que no somos buenos. No temamos responder con realidades. Más valioso y bien recibido por el entrevistador sería el comentar en qué no somos tan fuertes y comentar qué venimos haciendo y cuál es nuestro plan de acción.

Incluso a la gente no solo les cuesta exponer sus debilidades sino que son demasiado modestos al hablar de sus logros pero a través de medidas cuantificables. Cuando nos pregunten por aspectos destacables en una labor, planteemos el contexto, hablemos de nuestra acción, contemos el resultado que tuvo nuestra acción y tengamos claro el alcance o el impacto que nuestro logro generó para la organización.

Siempre que te enfrentes al mundo laboral debes prepararte lo mejor posible incluso ser inteligentes con el lenguaje no verbal. Aprender a leer y a identificar los movimientos de nuestro entrevistador. Por ejemplo la postura puede ser diciente de nuestro éxito parcial en entrevista. Tengamos iniciativa. Nuestra postura debe ser con las manos encima de la mesa, la mirada en conexión con el entrevistador, sentados en una posición tranquila sin echarnos en la silla y dejarnos caer en la misma. Hagamos espejo con la voz y el tono del entrevistador.

Aunque me parece obvio, evite contestar llamadas, aparte el tiempo para su evaluación. No responsa a mensajes de texto y en caso de que urgentemente tenga que hacerlo, prepare al entrevistador y adviértalo por si por alguna razón tiene que contestar.

Una buena estrategia para el cierre es hacer preguntas en el espacio de preguntas. Esto en línea con “Entienda de la empresa, incluso también de sus competidores y el sector y sepa qué responder sobre quién es la empresa”. Preguntar, es siempre mostrar interés y asegúrese que sus preguntas además de aspectos obvios, atiendan a aspectos más particulares.

Escucha con atención este episodio de nuestro Podcast para que tengas más información sobre como enfrentarte a este mundo de los Head Hunters.

Y ahora comparte con tus amigos...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter