La felicidad

¡Escucha este episodio haciendo clic en el botón de PLAY   en el recuadro!

Muchas personas asumen que el dinero o la fama es lo más importante para alcanzar la felicidad… pero no. Hemos encontrado que la felicidad realmente depende de tener una verdadera “razón de ser” un propósito de vida, encontrar lo que qué te apasiona, saber y tener claro para qué eres bueno, revisar qué podrías aportar a los demás.

Los sicólogos usan la pirámide de Maslow para describir las necesidades de las personas en 5 niveles. En esta formulación sólo se atienden necesidades superiores cuando se han satisfecho las necesidades inferiores. Estos son los niveles:
1. Necesidades básicas de supervivencia – alimento, descanso, abrigo-
2. Necesidades de seguridad y protección – tener donde vivir, contar con salud,
3. Necesidades sociales – tener una pareja o aceptación social.
4. Necesidades de reconocimiento – asociada a logros de la persona
5. Autorealización– cuando se encuentra una justificación o un sentido válido a la vida.

Las encuestan sugieren que el uso del dinero en experiencias y ayudando a otros, contribuye mucho más a la felicidad que usarlo en cosas materiales. Por eso, más allá del dinero, más allá de la gente que te rodea, de tus estudios, o tu cargo… la felicidad también se traduce en ese tiempo que dispones para disfrutar y que sientas gratitud por pequeñas cosas.

El Huffington Post lista algunos hábitos de personas que se catalogan como felices:
1. Se rodean de personas felices – La felicidad es contagiosa!
2. Sonrien y exteriorizan su felicidad
3. Son fuertes de espíritu y resistentes a la adversidad. Como dice el adagio Japones: Me caigo 7 veces, pero me levanto 8.
4. Buscan la felicidad. Intentan concientemente rodearse de momentos y pensamientos positivos.
5. Tienen presente lo bueno. No solo celebran los grandes logros, sino que también rescatan lo bueno de las pequeñas victorias
6. Disfrutan los pequeños placeres. Le encuentran significado a las cosas pequeñas…
7. Sacan de su tiempo para dar a los demás. De hecho, ya se están acuñando el término “the helper’s high” para ilustrar el momento de emoción y euforia al ayudar a quien lo necesita.
8. Se dan la oportunidad de perder el sentido del tiempo. La toman suave!
9. Se aseguran de escuchar. Escuchar a los demás fortalece relaciones y atrae experiencias más satisfactorias..
10. Se conectan con la gente…pero en persona. Nada como el contacto uno a uno.
11. Son optimistas. Siempre buscan el lado amable.
12. Se desconectan. Meditando o solamente tomando un descanso. El mundo hiperconectado de hoy requiere que también nos demos nuestro espacio.
13. Le dan prioridad al ejercicio. Fácil: El ejericio te da endorfinas y las endorfinas te hacen feliz.
14. Salen al aire libre. ¡Iones negativos!
15. Descansan lo suficiente. Dormir bien!
16. Se saben reir. La risa es la mejor medicina.

Hay muchas situaciones del entorno que las circunstancias nos llevan a sentirnos incompletos. ¡Pero definitivamente hay que aprender a ser agradecido! La felicidad es un estado de ánimo y no sólo se puede trabajar, sino que también es nuestra responsabilidad. No debería estar en hacer cosas extraordinarias sino en las ordinarias. Y no debería estar en otros, sino en nosotros.

Y ahora comparte con tus amigos...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter